fbpx
lifestyle

Por qué es tan fácil criticar?

Cada día tenemos muchos propósitos y tareas que cumplir, tenemos amigos y compañeros con los que compartir. Apenas sales a la calle, vemos un mundo apurado y se siente el espíritu egoísta, al ver aquella persona que no detuvo su carro para que pase la calle alguien, aquel que no le devolvió el saludo al vendedor del semáforo, a la chica que maneja sin cuidado porque se está maquillando, y pensamos: qué horror! Puede causar un accidente, o que imprudente su acción, o que mal educado.

Y nuestro día empieza con pensamientos basados en otras personas y sus acciones, en decir pudo hacer esto en vez de aquello. En ver quién engordó o quien llegó tarde, o quien usa la misma ropa. Nuestra naturaleza humana nos hace orgullosos y nos encanta mirar los errores ajenos y más aún, nos encanta hablar con otros sobre otros.

Por qué es tan fácil criticar? Les cuento una anécdota: cada día escucho a esta persona dar su ‘opinión’ sobre todas las cosas que ve o que le han pasado, o sobre quienes han pasado al lado suyo. Y no precisamente para  elogiarlos, más bien para resaltar todas sus falencias, sus caídas, sus malos ratos y compartilo con gente que ni siquiera lo/la conocen.

Y pienso: No se da cuenta el daño que hacen sus palabras? Si han escuchado esa frase ‘de nada nos sirve ser elocuentes si no sabemos medir nuestras palabras’. Con mucha razón, es algo que aprendí con el tiempo, a mejor callar ante las palabras necias y dejar que la boca de otros exprese lo que llevan verdaderamente en su corazón.

Nos encanta mirar, opinar, pensar que podemos ser mejores, pensar que la gente no hace las cosas porque no le da la gana, porque es muy fácil crearnos un mundo perfecto en nuestro cerebro, donde sin duda, somos mejor que todos.

Y pasa que todos hemos caído en este juego, donde ocupamos nuestros pensamientos en otras personas y no en nosotros mismo, que para bien puede ser muy productivo. Regresar a ver lo que hacemos, hacia dónde vamos, como nos proyectamos, como nos portamos con otras personas y más. Poder auto-analizarse para ir mejorando cada día y poder llegar a ser quienes queremos ser. No perder la virtud de ser únicos, amables y agradecidos, por más que nos encante y tengamos nuestra naturaleza criticona.

Leí un artículo que mencionaba que las personas que critican lo hacen por las cosas que no tienen, las cosas que no son, por lo que les hace falta, porque viven en rechazo de sí mismo y se reconfortan en los males de terceros.

El objetivo de este post es criticar a quienes critican, a querer pensar como ellos, y poder entender lo que hacen y por qué lo hacen. Las palabras son un arma muy poderosa y pueden llegar a lastimar más que una bala. Aprender a ser fuertes y poder enfrentar estos malos placeres para conllevar la vida que tenemos, a hacer oídos sordos a las palabras necias y poder recoger lo bueno que queda de las personas, apreciarlas por eso y aprender cada día a sacar lo mejor de lo que vivimos.

Vivs

(2) Comentarios

  1. Buen post me encantó Vivi :*

    1. Gracias baee

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *